Américo Lugo en su libro Protesta: "Todo es preferible a la intervención extranjera, preferible la tiranía, preferible las revoluciones, preferible la miseria, preferible la muerte. Apresurémonos a erigirle una estatua al último de los caciques"

Una huelga general trata de paralizar Grecia en protesta contra el Gobierno de Tsipras

tsipras

La Confederación General de Trabajadores Griegos (GSEE) y el sindicato de los funcionarios ADEDY han convocado conjuntamente una nueva huelga general nacional para este jueves, mientras que en el parlamento se aprobarán los Presupuestos del Estado para el año próximo. Protestan enérgicamente contra los «dramáticos recortes de los derechos sociales» y el «programado aumento de impuestos».

Asimismo exigen que la acción sindical sea libre, «sin ninguna intervención estatal ni patronal en el ejercicio de los derechos colectivos de los trabajadores», y especialmente en las negociaciones colectivas, el derecho de huelga y la privatización de los transportes públicos. El llamamiento de la Confederación General de Trabajadores Griegos es impactante y se dirige directamente al Gobierno de Alexis Tsipras: «Pobreza, impuestos, paro: habéis llegado hasta el final».

Los sindicatos protestan más concretamente contra varias medidas exigidas por los acreedores del país (que deberán ser votadas en algunos casos o implementadas en los próximos meses), que están incluidas en sus programas de reformas y ajustes. Reformas que, de no aprobarse y realizarse, impedirán la entrega de los fondos del tercer rescate y finalmente su terminación, para que Grecia pueda volver a salir a los mercados internacionales. Las reformas más conflictivas se refieren a la convocatoria de huelgas, que para los sindicatos supone un «regalo» a la patronal, y la inclusión de varias compañías estatales de transportes públicos en la lista de privatizaciones.
Sin transporte marítimo ni ferroviario

Todo el país puede verse paralizado al interrumpirse los transportes marítimos y ferroviarios, mientras que se prevé que participen en la huelga los profesores de la educación estatal, quienes trabajan para los medios de comunicación, el personal del sistema sanitario público -comenzando por los médicos- y, en general, todos los empleados estatales y los de la administración local.

En Atenas los servicios de transportes públicos se verán recortados, pero funcionarán durante varias horas. Se han anunciado también cuatro horas de paro, entre las 8 y las 12 del mediodía, por parte de los controladores aéreos, algo que afectará sobre todo a los vuelos domésticos, pero que podría provocar retrasos también a otros vuelos. Y los medios consideran que todo el sector privado funcionará sin problemas, empezando por las compañías relacionadas con el sector turístico y los comercios: muchos serán los griegos que aprovecharán este «día libre» para efectuar sus compras de Navidad.

Yannis H., taxista de profesión en Atenas, se muestra preocupado: «Los días de huelgas la gente que tiene que llegar a su trabajo está más agobiada que de costumbre, sin transporte público antes de las nueve de la mañana. Y los demás circulan con sus vehículos, nos espera el caos». Mientras, Athiná, dependienta en unos céntricos grandes almacenes, está contenta: «Como mi sueldo base es mínimo y trabajo a comisión, espero tener más ventas hoy».