Américo Lugo en su libro Protesta: "Todo es preferible a la intervención extranjera, preferible la tiranía, preferible las revoluciones, preferible la miseria, preferible la muerte. Apresurémonos a erigirle una estatua al último de los caciques"

Al menos seis muertos y cerca de 70 heridos al descarrilar un tren con vagones Talgo en EE.UU.

accidente

Un tren de alta velocidad se descarriló este lunes por la mañana en las inmediaciones de Tacoma, en el estado de Washington, en el Noroeste de EE.UU., y dejó, al cierre de esta edición, un balance de seis fallecidos y cerca de 70 heridos. Los vagones del convoy eran de fabricación española y de la compañía Talgo mientras que la locomotora había salido de las fábricas de Siemens Charger, se salió de su vía al paso de un puente sobre una autopista hacia las 7.40 de la mañana (16.40 en España), poco después de pasar la localidad de DuPont. Las imágenes del accidente mostraban media docena de vagones descarrilados, varios en el sentido contrario al que iba el tren y varios precipitados sobre la carretera. Uno de ellos estaba completamente destrozado y otro todavía colgaba en escorzo por un lateral del puente.

Según aseguró Amtrak, la compañía participada por el estado que opera los trenes de larga distancia en EE.UU., había 78 pasajeros y 5 tripulantes en el tren en el momento del accidente. La tragedia podría haber sido mucho peor, ya que el tren tiene capacidad para 250 pasajeros.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, envío sus condolencias a los afectados, y aprovechó la tragedia para recordar la importancia de invertir en infraestructuras, una de sus grandes promesas de campaña, todavía no cumplida. «El accidente de tren que acaba de ocurrir en DuPont (Washington) muestra más que nunca por qué nuestro plan de infraestructuras, que será presentado pronto, debe ser aprobado con rapidez. Hemos gastado siete billones de dólares en Oriente Medio mientras nuestras carreteras, puentes, túneles, vías de tren y más se caen a pedazos. ¡No por mucho tiempo!», escribió en Twitter.

Sin embargo, la línea afectada este lunes era nueva. De hecho, el de este lunes era el trayecto inaugural para una nueva vía en una parte del recorrido entre Seattle y Portland, entre las localidades de Tacoma y Olympia. El nuevo trayecto evitaba la antigua vía, con más curvas. El viaje de este lunes era la culminación de un proyecto de 181 millones de dólares que arrancó en 2010.

Al cierre de esta edición, las autoridades no manejaban ninguna teoría sobre la causa del descarrilamiento. «Estamos tratando de averiguar lo que pasó», dijo Janet Matkin, portavoz del Departamento de Transportes del estado de Washington (WSDOT).

En el tren se encontraban muchos entusiastas de los trenes, que querían ser los primeros en probar la nueva línea. Uno de ellos era Chris Karnes, que explicó a «The Seattle Times» que iba en el tercer o cuarto vagón del tren en el momento del accidente. Calculó que la velocidad sería de unos 125 kilómetros por hora, la prevista para esa parte del viaje. Sintió que el tren se salió de su vía y todo el mundo saltó por los aires.

Por su parte, el gobernador de Washington, Jay Inslee, declaró en su cuenta oficial de Twitter que se trataba de una «situación grave».