Américo Lugo en su libro Protesta: "Todo es preferible a la intervención extranjera, preferible la tiranía, preferible las revoluciones, preferible la miseria, preferible la muerte. Apresurémonos a erigirle una estatua al último de los caciques"

Erdogan amenaza con atacar a la nueva fuerza kurda que prepara EE.UU. en Siria

erdogan

Cuenta atrás para un nuevo frente militar en Siria. Si Recep Tayyip Erdogan cumple su palabra, el ejército turco, apoyado por milicias sirias aliadas, invadirá en las próximas horas el cantón kurdo de Afrín y Manbij, ciudad ocupada por las Unidades de Protección Popular (YPG), brazo sirio del PKK, desde el verano de 2016. Esta invasión sería la respuesta del presidente de Turquía al anuncio de EE.UU. de reconvertir a sus aliados de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), alianza liderada por los kurdos de las YPG, en una especie de guardia fronteriza con el objetivo de defender el noreste del país del posible retorno de yihadistas. Siria, Turquía, Rusia e Irán se han unido en la crítica a este plan de Washington que ya está en marcha y podría llegar a formar una nueva fuerza de unos 30.000 combatientes que se desplegarían en áreas limítrofes con Turquía e Irak.

Derrotado el grupo yihadista Daesh, anulado temporalmente el enemigo común, nuevos conflictos estallan entre los distintos países inmersos en la guerra de Siria, cada uno con su propia agenda. Las YPG son la columna vertebral de las FSD y parte fundamental de esta nueva fuerza que quieren crear los estadounidenses que para los turcos es «un ejército de terroristas», según palabras del presidente, Recep Tayip Erdogan. La nueva estrategia de EE.UU. alivia a unos kurdos que han sido fundamentales en la guerra contra Daesh de los últimos tres años y que, una vez caído el «califato», temían caer en el olvido.

El Kurdistán sirio se llama Rojava y está compuesto por los cantones de Afrín , Jazira y Kobani, el gran temor de Ankara es que los kurdos logren la unidad de sus tres cantones y por ello ya lanzó en verano de 2016 la operación Escudo del Éufrates, con la que ha intentado establecer una especie de zona de seguridad. El jefe del Estado Mayor turco, el general Hulusi Akar, denunció desde la sede central de la OTAN la postura de países aliados como EEUU y adelantó que «no permitiremos que bajo el nombre de 'cooperación operacional' se apoye y se arme a las YPG, que son una organización terrorista, un brazo del PKK, como está demostrado claramente».
Partición de Siria

El gobierno de Damasco condenó con «firmeza el anuncio estadounidense» y recibió el apoyo de sus aliados. Irán calificó el plan de «flagrante injerencia en los asuntos interiores de otros países; ello complica la crisis en Siria al crear más inestabilidad y avivar el fuego en el país», declaró el portavoz del ministerio de Exteriores, Bahram Ghasemi, a la agencia oficial Irna. Los iraníes piensan que este tipo de estrategia es un prueba de que los estadounidenses persiguen la partición de Siria en el futuro próximo y no un país unificado. El ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, calificó el plan de «preocupant» y declaró que espera recibir «explicaciones detalladas» sobre el proyecto.